Hábitos saludables

Como ejemplo de nuestros hijos, es nuestra misión enseñar valores, principios y costumbres saludables.

Si tú comes saludable, ellos también

Si tú haces ejercicio, ellos lo harán

Si tú lees, ellos leerán

Es muy importante tener en cuenta que debemos aprender a mejorar nuestros hábitos si queremos que ellos mantengan hábitos saludables.

Comida: Acostumbrar el paladar de tus hijos a comidas saludables, bajas en azúcares, sal y grasas depende de la alimentación que les ofrezcas. Ningún niño te va a pedir un yogur con azúcar si les acostumbras a comer yogures naturales, tampoco te van a pedir un poco más de sal en las comidas si desde pequeños comen sin sal.

Ejercicio: No todo el mundo dispone de patio o tiempo para ir al parque cada día pero todos tenemos algún hueco en casa para estirar una esterilla y hacer ejercicio.

Hábitos saludables: Evita el uso de dispositivos (Tablet, ordenador, móvil, tele), en menores de 2 años su uso es completamente desaconsejable y en mayores de 2 años su uso debe estar muy controlado. Yo soy partidaria de no sobrepasar una hora de tecnología al día (incluyendo la tele), incluso en los niños más mayores.

Estas son algunas de mis sugerencias:

Respecto a la comida: postres naturales y sin azúcar, alimentos variados y platos divertidos para comidas menos apetecibles. Helados y repostería casera, gusanitos sin sal y horneados (ya los venden así) y cereales y panes integrales. No les fuerces a comerse todo lo que está en el plato (SI TIENEN BUENA SALUD Y PESO), si comen tranquilos escucharán las señales de su cuerpo, no es tan importante comerse todo el plato sino la variedad de alimentos consumidos. Utiliza el momento de la comida para conectar en familia, comunicaros, contaros cosas. Si tienes un hijo que come fatal, ármate de paciencia, no le grites, no cambies su comida por una más apetecible, se firme explicando que es la comida que hay, que la has hecho con todo su amor y EXPLÍCALES LAS PROPIEDADES DE LOS ALIMENTOS QUE CONSUMEN (que nos aportan, en que ayuda su consumo a nuestro organismo…)

Respecto al ejercicio: Ponte con ellos un ratito cada día a realizar estiramientos (pilates, yoga…existen miles de tutoriales) les ayuda a entender su cuerpo, a relajarse y a controlar su postura corporal. Paseos y escapadas al campo siempre que podáis. Escucha y presta atención a sus intereses, ¿le gusta bailar, jugar con la pelota, correr, montar en bici? los niños necesitan realizar actividades que les motiven y les agraden como los adultos, no les obligues a asistir a clases extraescolares que no les gustan y por favor…sin sobrecargar.

Respecto a los hábitos: NO recurras al uso de dispositivos electrónicos durante las comidas, aprender a comer de forma saludable también incluye saborear la comida, escuchar las señales de nuestro cuerpo y disfrutar de una conversación agradable. Lee, pinta, escucha música y tus hijos también lo harán, dedica tiempo a realizar manualidades con ellos. Cuando escuchéis música, es divertido, además de bailar, averiguar qué instrumentos están tocando. Puedes entrenar su oído desde pequeñitos.

El ejercicio no solo es necesario para el desarrollo motor sino que es fuente de motivación y va unido al establecimiento de hábitos saludables Acompaña a tus hijos en la práctica del ejercicio, aumentarás la fuerza del vínculo y es beneficioso para toda la familia. Intenta aprender con ellos o enseñarles técnicas de relajación corporal, respiración y estiramientos. Serán recursos muy valiosos para su manejo emocional, reconocimiento de sus necesidades y obviamente para su físico.

Explícales las propiedades de las comidas que has puesto, para que sirven en su cuerpo, que vitaminas tienen, etc.

Las tecnologías solo lo necesario: dificultan el aprendizaje y la concentración, sobreestimulan e interfieren en el correcto desarrollo cerebral. La opción es

Para los restaurantes: En vez de Tablet – lleva siempre folios o un cuaderno y un estuche con lápices de colores.

Para las salas de espera: En vez del móvil – lleva siempre un par de libros pequeños (venden minicuentos maravillosos para llevar siempre encima).

En casa: Limita el tiempo, ayúdate de una tabla de “reglas tecnológicas” si tus peques son más mayores. El uso de tecnologías debe estar siempre supervisado por los padres (zonas comunes de la casa como el salón)

Para entretener tira de libros siempre que puedas, llévalos a la librería más chula de la zona o a la biblioteca de tu ciudad, los niños se asombran con la inmensidad y el calor que desprenden estos sitios.

“Si no te gusta leer es porque no has encontrado el libro correcto” J.K.Rowling