Meditación

La meditación es una técnica usada en múltiples ámbitos. Se ha comprobado que sus beneficios son inmensos y que tiene repercusiones muy positivas en todo nuestro cuerpo. Es una técnica fácil de aprender en comparación con todas sus ventajas. Además, su práctica continuada nos empuja a seguir realizándola y a aumentar su entrenamiento dada la mejoría que sentimos. Los abandonos suelen aparecer al comienzo puesto que sus resultados suelen tardar unas semanas en aparecer de forma notable, por ello debemos mantener el empeño y seguir esforzándonos.

En el taller "Primeros Pasos en el Mindfulness" te enseñaré a empezar su entrenamiento y te enviaré unos ejercicios con actividades para realizar durante 14 días.

"Cuando meditamos conectamos con nuestro cuerpo y nuestros sentidos para abrirse hacia experiencias nunca vividas", Attentmind.

No podemos esperar a que nuestro entorno o nuestras relaciones sean perfectas o satisfactorias, debemos aprender a vivir con nosotros mismos, sacar lo mejor que tenemos y esforzarnos por obtener bienestar personal. Meditar nos ayuda a escucharnos y a entrenar nuestras capacidades, además es un método estupendo para valorar y recapacitar sobre las cosas que para nosotros son importantes.

“Para encontrar el camino que debemos seguir, deberemos prestar más atención al momento presente. Éste es el único momento del que disponemos para vivir, crecer, sentir y cambiar.” Jon Kabat-Zinn

La creencia de que la meditación es algo espiritual está muy extendida, lo cuál tiene su explicación, pues durante años fue de la mano de múltiples religiones. Cuando hablamos de meditación quizás la primera religión que nos viene a la mente es el budismo, pero en todas las religiones a la hora de focalizar nuestros pensamientos se practica la meditación, pues al fin y cabo meditar es focalizar la atención, ya sea en un sentido, una emoción o un pensamiento (al rezar por ejemplo, se practica la meditación).

Por lo que, PUNTO 1: meditar no viene ligado a un solo tipo de religión.

Ahora bien, la meditación como medio objetivo y comprobado para ampliar nuestra capacidad de atención y percepción, disminuir los niveles de activación neuronal (principalmente residual), equilibrar nuestro sistema nervioso, aumentar la fortaleza del nervio vago (conexión mente-corazón), ayudar al organismo a alcanzar la homeostasis (recuperar el equilibrio) y mejorar además nuestro estado general y subjetivo de bienestar…está ligada a la ciencia.

Por lo que, PUNTO 2: meditar siempre irá de la mano de la neurociencia, la psicología y la medicina.

Meditar tiene muchas ventajas desde el punto de vista objetivo (es decir, medible científicamente), pero además las ventajas subjetivas, es decir, las que solo nosotros sentimos, son incalculables. Como dice Kabat, “ser nosotros mismos y tener un cierto conocimiento acerca de quienes somos”

DÓNDE QUIERA QUE VAYA, ALLÍ ESTOY

“Donde quiera que vaya, allí estoy”, esta frase de Kabat-Zinn dice mucho más de lo que yo puedo intentar explicar, pero allá voy…

Da igual la circunstancia de tu vida, dónde estés o con quién estés, siempre estarás contigo mismo. Quizás parezca un aspecto sencillo u obvio, pero realmente es muy difícil de entender. En innumerables ocasiones estamos esperando que llegue ese momento mágico que mejore nuestra vida, que cambie lo que nosotros creemos que no podemos cambiar por nosotros mismos y que nos empuje hacia delante como si se tratara de una atracción en la que nos sentamos, nos ponemos las sujeciones y tira de nosotros con fuerza.

Pero NO, nosotros somos el mando a distancia, el director de orquesta y el capitan de nuestro propio barco. La vida está llena de montañas, con subidas y bajadas, en ocasiones más subidas que bajadas y a veces viceversa, pero no hay un carro mágico que tire de nosotros, somos nosotros los que debemos tirar. Por ello es importante comprender, que hasta el día en que seamos polvo y cenizas, está de nuestra mano mejorar.