Respiración

¿Por qué es tan importante la respiración para la Atención Plena? La respiración es el mecanismo más simple y a la vez más complejo que tenemos los seres vivos para poder sobrevivir.

- Simple porque a nivel general, son únicamente dos etapas consecutivas y que transcurren de forma cíclica: inhalar y exhalar.

- Complejo porque a nivel particular, de este mecanismo depende absolutamente todo el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Sin embargo, a este mecanismo tan necesario y primordial, no le prestamos atención. Lo damos por echo, pues forma parte de nuestra vida de forma continua y transcurre durante cada segundo de nuestros días.

Realizamos aproximadamente 21.000 respiraciones completas (coger y expulsar) a lo largo del día, lo que significa que durante un año podemos realizar más de 7 millones y medio de respiraciones. Calcula tú mismo, cuántas has hecho a lo largo de tu vida. Esto te lo cuento, para que seas consciente de la importancia que tiene la respiración y de la cantidad de veces que la realizamos sin darnos cuenta. Es un mecanismo innato y al que podemos acudir sin ningún coste o esfuerzo. ❤La respiración es un método extremadamente valioso para llevar nuestra atención al presente y aprender a meditar de forma consciente y formal.

Sus beneficios psicológicos acompañan a los múltiples beneficios fisiológicos (una buena respiración alivia síntomas de ansiedad y depresión, ayuda a manejar el dolor, aumenta la capacidad pulmonar, reduce la presión arterial, favorece el funcionamiento del sistema nervioso y un largo etcétera). Cuando entrenamos nuestro cerebro para conseguir una Mente Plena, una de las tareas es aprender a focalizar la atención en el aquí y ahora, de esta forma rompemos la cadena de pensamientos y nos centramos en el presente.

Al respirar conectamos con nosotros mismos, con nuestra esencia, sentimos el mecanismo de la vida. ¿No sería fantástico dedicar unos minutos al día a sentir que estamos vivos?” Al fin y al cabo, el Mindfulness no es otra cosa que aprender a conectar con nosotros mismos, con nuestro entorno, con la vida.

  • Vivir en el momento presente es una forma de paliar los golpes del pasado o las exigencias del futuro.

  • Es una forma de ser conscientes de nuestra vida, pues como dijo María Teresa de Calcuta: “El ayer se ha ido, el mañana aún no ha llegado tenemos solo el día de hoy. Empecemos pues."

Esto no quiere decir que debamos olvidar el pasado o no debamos pensar en el futuro, muy lejos de caer en extremos de una línea...se trata de aprender del pasado en el sentido de que: nosotros HOY somos nosotros por lo que vivimos AYER y nuestros pasos de HOY escriben el camino del MAÑANA. Pero ni podemos vivir del pasado ni podemos alimentarnos de un futuro todavía no vivido, por ello, lo único acertado es vivir en el presente y sentir el presente. Tener sueños o metas a largo plazo es fundamental, pero no podemos dejar de vivir nuestra vida por sueños que no estamos viviendo.

La respiración nos ayuda a conectar con el momento presente además de con nosotros mismos. Es la clave para depositar nuestra conciencia en el Aquí y Ahora.❤

La respiración:

- Atrae a la consciencia a centrarse en el Aquí y Ahora

- Ayuda a nuestro organismo a recuperar el equilibrio (homeostasis)❤

- Combate contra síntomas ansiosos, depresivos o de estrés

- Aumenta nuestra Interocepción (conocimiento de nosotros mismos)

- Transmite sentimientos de calma y tranquilidad